Ronquidos, cansancio continuo, presión arterial alta, cambios de humor… existen toda una serie de factores que pueden indicar que una persona padece apnea del sueño. Un trastorno muy común que, en algunos casos, puede detectarse en función del estado de la dentadura de un paciente.

En el blog de Proyecto Encinas compartimos algunos datos de interés sobre la relación entre el desgaste dental y la apnea del sueño.

Qué es la apnea del sueño

Se estima que uno de cada cuatro adultos sufre apnea del sueño, una patología que provoca la interrupción de la respiración durante las horas de descanso. Esto es debido al estrechamiento o bloqueo parcial de las vías respiratorias durante un periodo de tiempo determinado (desde algunos segundos hasta varios minutos) y puede traer consigo toda una serie de consecuencias perjudiciales para la persona afectada. Desde cansancio matinal a problemas médicos como el incremento de la presión arterial.

Desgaste dental

Desde hace años está comprobado que el desgaste de los dientes puede ser un claro indicativo de que una persona sufre apnea del sueño. Así, la gravedad de la patología puede determinarse en función de la intensidad del desgaste dental. Teniendo esto en cuenta, las propias clínicas dentales pueden ser las primeras en detectar el problema, derivando a la persona a un especialista.

¿Apnea e implantes dentales?

La revista El Dentista Moderno hacía alusión a esta patología en un interesante texto de su entrega nº34. Compartimos aquí el resumen del artículo.

La apnea obstructiva del sueño es un problema mayor de salud pública que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, produce un deterioro de la calidad de vida, accidentes y exceso de mortalidad. También puede ser relacionada con los hábitos parafuncionales. Estos, a su vez, aumentan el riesgo de complicaciones protésicas.

Por tanto, el objetivo de este trabajo es evaluar la relación entre la frecuencia de complicaciones técnicas en protésis sobre implantes y la apnea obstructiva del sueño. Para ello, fueron incluidos 28 pacientes que recibieron 41 implantes con un tiempo medio de seguimiento de 13,7 años. Se registraron un total de 25 eventos adversos en las prótesis en 13 de los 28 pacientes. Las complicaciones fueron fractura de cerámica en 11 casos, descementado en 5 casos, aflojamiento del tornillo en 5 casos, fractura del tornillo o implante en 4 casos.

Las complicaciones protésicas fueron significativamente más frecuentes en los pacientes con apnea obstructiva del sueño. También el índice de la apnea-hipopnea y por tanto la severidad de la apnea obstructiva del sueño fue más alta en aquellos pacientes con una complicación de rotura tanto de tornillo, implante o porcelana.